¿Qué es una tentación y qué es ser tentado?

En la mayoría de los casos, la tentación no procede de fuera nuestro, aunque afuera está aquello a lo que nos empuja la tentación, es de dentro de nosotros mismos que procede la fuerza que nos impulsa a hacer cosas que no convienen o a dejar de hacer aquello que conviene que hagamos. Esto aplica para todo ser humano, mujer, hombre, joven, niño, anciano, de cualquier religión. Nuestra naturaleza humana nos ubica en esa riesgosa situación.
Sigue leyendo ¿Qué es una tentación y qué es ser tentado?

El amor de Dios y su Justicia

Cree usted que hay contradicción?

La contradicción está en la mente de aquellos que anticipadamente buscan una excusa para no obedecer a Dios, la Biblia no se contradice. Dios no deja de ser amoroso cuando imparte justicia.

Contamos con algo por lo que daríamos la vida, muchos dicen que vale la pena morir por ella: La libertad. Pero no parecemos aceptar que esa libertad tiene límites, o no queremos aceptar las consecuencias de usar nuestra libertad sin condiciones. Sigue leyendo El amor de Dios y su Justicia

El Cielo y el Infierno ¿Existen?

Dos caminos hay, nos han dicho…

No puedo describir lo que me han enseñado y entiendo como CIELO e INFIERNO, sin estar consciente de la paranoia de algunos que viven aterrados por esas enseñanzas, mientras que otros no dejan de negar y ridiculizar esos conceptos creyéndose en una posición intelectualmente más aceptable que aquellos que han decidido creer en esas «absurdas e improbables» teorías orientadas a atemorizar al ser humano para que no viva «a plenitud» su vida.
Sigue leyendo El Cielo y el Infierno ¿Existen?

Todo tiene un comienzo

Cuando pretendemos explicar o relatar algo, puede que, procurando que coincida con lo que queremos creer, digamos que fue hace billones de años o para que no pretendan corroborarlo, agreguemos que sucedió en un lugar muy muy lejano, así procedemos para relatar un hecho real o un cuento. Pero si sucedió, en un lugar, en algún momento y de alguna forma lo hizo. Así es con los cristianos en Guatemala, en un momento, en un lugar y de alguna forma empezaron a tener la libertad de ser, creer y crecer. Pero no lo quiero contar como un cuento, sino para aclarar que hay algo más que la mera voluntad del ser humano, pués por misericordia de Dios sucedió.
Sigue leyendo Todo tiene un comienzo

Un cristiano no es mejor que un ateo

Nadie es tan malo que merezca ir al infierno y nadie es tan bueno que merezca ir al cielo.

Resulta que Dios, «como creyéndose Dios», decidió establecer ciertas «reglas de juego» para decidir el destino del ser humano después de su muerte terrenal, pero, el solo hecho de haber «impuesto las reglas» le resulta chocante a muchas personas, que se «indignan» porque, según ellos: «QUIEN ES ESE DIOS PARA ESTABLECER TAN CRUEL CASTIGO», «¿ACASO SE CREE UN DIOS?.   
Sigue leyendo Un cristiano no es mejor que un ateo

Teología de la prosperidad – ¿Qué es primero?

Dios quiere bendecirte!, dicen muchos como lema. No, no, no, no, para ellos ya no está de moda predicar el evangelio, la buena noticia de que somos salvos por el sacrificio de Jesucristo. Aquello de buscar primero el reino de Dios y su justicia, parece haber cambiado y mejor buscamos a las personas por aquello que reina en sus vidas y creemos que de esa manera les llevaremos al reino de Dios. Si Dios así les manda, Dios aprobará su trabajo. Sólo pretendo reflexionar con aquellos que deseen utilizar uno de esos estilos para incrementar los miembros de su iglesia.
Sigue leyendo Teología de la prosperidad – ¿Qué es primero?

¿Qué significa ser Cristiano?

Muchas personas consideran ser cristianas y no saben lo que eso significa. No tiene que ver con una religión me dicen por allí, mientras por otro lado debemos reconocer que, es imposible separar la palabra «cristiano» ó «cristianismo» del concepto de religión. Porque una religión es una forma de relación con Dios y el Cristo es la única religión que nos permite la relación con el único Dios verdadero.
Sigue leyendo ¿Qué significa ser Cristiano?

Creo… luego, entiendo.

Nadie me puede explicar el evangelio para que lo entienda, sino para que lo crea. Después de haber creído, podré entender lo suficiente para no ser influenciado por aquellos que no creen.

Porque aquel que cree, no se resiste al que no cree por su sola fe, sino por la comprensión del fundamento de su fe. De allí la frustración de aquel que desea manipular al creyente verdadero en Jesucristo, porque no se trata de fanatismo sino de una base para toda su esperanza y una luz que puede abrir el entendimiento.
Sigue leyendo Creo… luego, entiendo.

El poder de Dios y los milagros

Hay una frase que debemos tomar en cuenta: Bienaventurados los creen sin ver. Porque no deberíamos cambiar el justo orden de las cosas, pues el ofrecimiento es «El que creyere en el Señor Jesucristo, ese será salvo», no se trata de ver o recibir para creer, sino recibir o ver, porque ya se ha creído.
Sigue leyendo El poder de Dios y los milagros