Bienvenidos al sitio del evangelio de Jesucristo

Me da mucho gusto que esté aquí. Este sitio lo dedico para compartirle aquello que creo con toda mi mente y corazón. Lo hago porque siempre me ha preocupado esa forma de creer en la que, pretendiendo espiritualidad o suma reverencia a las cosas de Dios, se ahoga la razón para creer cosas ridículas, ilógicas o especialmente sin respaldo bíblico. Por eso este sitio web ha sido dedicado para compartirle que creer es una decisión razonable, razonada y ningún conflicto ha existido, existe o existirá con el creador y la razón pura.

La fe viene del oir, después de creer arrepentirse, luego viene la conversión seguida de la consagración y por último involucrarse en el servicio de Dios.
La fe viene del oir, después de creer arrepentirse, luego viene la conversión seguida de la consagración y por último involucrarse en el servicio de Dios.

Estoy iniciando una serie de comentarios relacionados con la fe cristiana y además de tratar cuestiones doctrinarias e históricas, lo más importante será compartirle los principios necesarios para tener una religión sana, efectiva, salvadora.

Todo a su tiempo es mejor. Los que creen sin saber lo que creen, peligrosos son. Los que no han creído no saben de qué arrepentirse y por lo tanto no hay cambios de actitud, porque aquél que ha creído en Jesucristo conoce lo que él dijo, cómo vivió y lo que pidió que hicieramos, entonces tendrá una referencia clara para identificar lo que está mal y se arrepentirá de lo que debe arrepentirse. De la misma manera aquel que se consagra debe saber a quién, en qué forma practicar su consagración como la conducta natural de una nueva criatura que está apta para el servicio de Dios.

Publicado por

Evangelio

Creo en Jesucristo como único y suficiente salvador.

Un comentario sobre “Bienvenidos al sitio del evangelio de Jesucristo”

  1. Es necesario que, lo que se diga acerca de Dios, tenga un propósito claro.
    Si la intención es hacer alarde de conocimiento de la Biblia, no se obtendrán buenos frutos. Debe prevalecer el propósito de Dios: Qué todos los hombres sean salvos. Dios es bueno.

Deja un comentario