¿Qué es la gracia?

El orgullo no nos permite comprender la gracia. Cuando no creemos que alguien puede dar algo sin esperar algo a cambio, tenemos problemas para comprender lo que es la gracia.

La gracia de Dios es para todos los hombres - pero hay muchos que la desprecian y otros que sólo la ignoran.
La gracia de Dios es para todos los hombres - pero hay muchos que la desprecian y otros que sólo la ignoran.

Antes de hablar de salvación, la salvación que recibimos por gracia, es necesario saber o reconocer que existe algo de lo que necesitamos ser salvos, no tendrá sentido una salvación de nada, de igual forma, si no hay nada de qué salvarnos, no necesitamos un salvador. Pero se da el caso que las personas le llaman salvador a Jesús mientras están convencidos de que no hay nada de qué salvarles. Hay contradicción en las mentes de los hombres, contradicciones fomentadas por el enemigo de sus almas. Luego de reconcer aquello tan terrible de lo que necesitamos ser salvos y darnos cuenta que esa salvación la obtenemos gratuitamente, entonces comprenderemos lo que es la GRACIA de Dios para los hombres.

Primero, existe un castigo establecido, anunciado y merecido para el diablo y sus demonios. Este castigo es por haber utilizado la libertad que Dios da, para revelarse contra su creador, después de contar con el entendimiento lo utilizaron para pretender ocupar el lugar de Dios, por esa razón fueron desplazados a oscuridad esperando el juicio que Dios hará sobre vivos y muertos. El castigo tiene dos destinos: El infierno y el lago de fuego.

El infierno es el lugar a donde va aquel que muere sin Cristo, la mudanza es inmediatamente después de la muerte, es un lugar donde es atormentado por los demonios, un lugar cuyo tormento es indescriptible, en este lugar tiene injerencia el diablo y sus demonios pagando mal a aquellos que le sirvieron renegando de Dios y haciendo maldad. Las personas que creen conocer a Dios y la Biblia dicen que no hay tal lugar, que la Biblia no menciona el infierno, entonces cabe preguntar, si hay un lugar del que Jesucristo dijo DOS veces para mostrar la seriedad del asunto: “Donde el gusano nunca muere y el fuego nunca se apaga”, con poco esfuerzo puede imaginarse atormentado por el fuego y gusanos perforando su carne, sin poder hacer nada para impedirlo, ¿Cómo desea llamarle a ese lugar? Llámele como guste, para mi, INFIERNO, es una palabra apropiada. A menos que no crea en Jesús, o que sea de esas personas que toman de la Biblia lo que les parece más “lógico” según ellos para no hacer quedar a Dios como malvado, sin darse cuenta que se trata de justicia, reconocerá que existe algo de lo que necesitamos ser salvos. Por favor olvídese del engaño del purgatorio, el diablo es astuto y pretende mañosamente hacer creer a las personas que pueden ir allí temporalmente, que por las peticiones de otros podrán salir, sin embargo no responde algunas cosas muy importantes:

  1. Cuánto tiempo debe durar en el purgatorio. Imagínese que sean mil años, mil años en el fuego no son una broma.
  2. Cuántos y cuántas veces deben pedir para que usted salga de allí, imagínese que sólo falta una petición y ya nadie la hace.
  3. Si existiera esa opción por qué no la menciona la Biblia, sólo porque alguien cree que es lógico que exista no va a existir.
  4. Lo peor, cómo es posible que los mismos que enseñan que el infierno no existe como tal sino que se trata de algo simbólico, por si no les cree, le dan esta otra opción: el purgatorio.

El purgatorio es el engaño diseñado por el diablo para aquellos que medio creen en Dios. Aquellos que no conocen lo que la Biblia dice y cuando alguien les dice lo que la Biblia dice se enojan con aquel que se los está diciendo, sin entender ni recapacitar que si la Biblia lo dice, su problema es con la Biblia, con el que la inspiró y no se trata de un asunto de comprensión sino de rebelión. Para qué negar lo que la Biblia dice acerca de un horrendo castigo, si ella también me dice que puedo escapar fácilmente, sin merecerlo, sólo con humillarme ante el Todopoderoso Dios nuestro.

El lago de fuego es el destino final, es un lugar terrible que la Biblia menciona, a ese lugar serán lanzados el diablo, los demonios y todos aquellos que pleitean con Dios. En el lago de fuego ya no tiene ningún privilegio especial el diablo, es lanzado como un condenado merecedor del justo juicio de Dios. Cuán equivocados están aquellos que creen que se trata de dos reinos: Uno el cielo donde reina Dios y el otro el infierno donde reina el diablo. El diablo no reina, está vencido y lo único que puede hacer es desahogar su ira sobre aquellos que no han aceptado la invitación de Dios, la invitación que Dios hace a todos los hombres para que tomen su salvación por medio de la fe en Jesucristo, porque sólo él salva, el diablo no se salva ni a sí mismo de su maldad y además de engañar atormenta a los que se dejan seducir por sus torcidas argumentaciones en contra del soberano, justo y santo Dios.

Pobres aquellos que, engañados por el diablo, hasta han asesinado a familiares para tener un lugar especial en el reino del diablo y no saben que el diablo mismo será arrojado para cumplir condena. En el lago de fuego el diablo no tiene más derecho que el de sufrir el justo castigo de Dios.

TODOS los hombres y mujeres del mundo tienen a su disposición un camino para escapar del castigo preparado para el diablo y sus demonios, note que el castigo no fue preparado para los hombres, fue preparado para el diablo y sus demonios. Pero es necesario seguir un camino para escapar y ese camino es la verdad y ese camino es el que lleva a la vida. El camino, la verdad y la vida, uno son. Al conocer la verdad tendremos el camino correcto, el que lleva a la vida. La verdad está en nuestros corazones, es ese algo al que no escuchamos porque somos seducidos por aquellas cosas que nosotros mismos reconocemos que no nos convienen, pero, “la carne es débil” decimos en forma de excusa y para el que ignora a Dios hasta en forma de irrespetuoso “chiste”.

Por la gracia de Dios tenemos acceso a la salvación, sin merecerla, por gracia, por un excelente medio: La FE, la fe en Jesucristo y la fe en Jesucristo significa creer en lo que él dijo, en lo que él prometió.

El evangelio es el perfecto plan de salvación de Dios. Podremos dividirlo en dos partes para comprender cómo actúa en nosotros: Primero está el perdón de todos nuestros pecados, luego, como segundo componente viene la promesa del Espíritu Santo como consolador y guía para que no seamos engañados, también incluimos en esta segunda parte la promesa de que no seremos tentados más de lo que podemos resistir. Entonces, el que cree ya tiene todo garantizado, porque además de ser perdonado por todo lo malo que haya hecho, se le asegura que el Espíritu de Dios le guiará a todo lo que es verdad, no puede ser engañado tan fácilmente y cuando la Biblia habla de las más peligrosas formas de engaño del diablo dice que engañaría hasta a los escogidos “SI FUERA POSIBLE”, pero Dios es el vencedor y él no puede ser engañado, así que, si el Espíritu de él está en los que reciben a Jesucristo, tampoco pueden ser engañados, por eso es fabulosa la forma de salvación que Dios nos ha dado, no es algo que tengamos que ganar, se trata de recibir, recibir por fe, así de accesible para todos, por la gracia de Dios es así. ESTO ES LA GRACIA: LA SALVACIÓN A NUESTRO ALCANCE. No es obligatoria, la persona tiene que decidir si acepta esta oferta o invitación que Dios le hace. Entonces, el que no se salva no es porque Dios quiera, es porque la persona no quiere, porque empieza a cuestionar por qué Dios no mata al diablo, por qué Dios permite que el diablo haga daño, por qué Dios aquí y por qué Dios por allá, como pretendiendo que Dios está equivocado o que él haría mejor el trabajo de Dios, es cabal la misma condenación del diablo, querer ocupar el lugar de Dios en lugar de reconocer su señorío, autoridad, justicia y santidad. Dios no tiene malas intenciones, el tiene un juicio anunciado, un castigo preparado y será para los que decidan rechazar la invitación de él a tomar su salvación.

Si usted no está en buena relación con Dios le invito a leer la Biblia, a conocer a Dios y recibir lo que él quiere darle, salvación del castigo preparado para el diablo y sus demonios. No se convierta en un seguidor del diablo cuestionando lo que Dios hace o dice. Hay algo que le puedo garantizar, si se interesa en Dios, Dios le permitirá entender lo que ahora le parece contradictorio, usted ya no tendrá aquella común confusión: “si Dios es amor cómo va crear el infierno?”, no, ya no será confundido con ese engaño del diablo, usted reconocerá que el lugar de castigo preparado por Dios es para destruir a aquellos que han decidido destruirse a si mismos. La justicia no riñe con el amor, por amor a nosotros Dios hará justicia.

Que la gracia de Dios inunde su vida.

Article written by

Creo en Jesucristo como único y suficiente salvador.

Please comment with your real name using good manners.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.