Todo tiene un comienzo

Todo tiene un comienzo

Cuando pretendemos explicar o relatar algo, puede que, procurando que coincida con lo que queremos creer, digamos que fue hace billones de años o para que no pretendan corroborarlo, agreguemos que sucedió en un lugar muy muy lejano, así procedemos para relatar un hecho real o un cuento. Pero si sucedió, en un lugar, en algún momento y de alguna… Continuar lectura →

Creo… luego, entiendo.

Nadie me puede explicar el evangelio para que lo entienda, sino para que lo crea. Después de haber creído, podré entender lo suficiente para no ser influenciado por aquellos que no creen. Porque aquel que cree, no se resiste al que no cree por su sola fe, sino por la comprensión del fundamento de su fe. De allí la frustración… Continuar lectura →

El poder de Dios y los milagros

Hay una frase que debemos tomar en cuenta: Bienaventurados los creen sin ver. Porque no deberíamos cambiar el justo orden de las cosas, pues el ofrecimiento es “El que creyere en el Señor Jesucristo, ese será salvo”, no se trata de ver o recibir para creer, sino recibir o ver, porque ya se ha creído.

No es la lástima por lo que sufrió lo que nos debe acercar a Cristo, pues él mismo le dijo a la gente que lloraba por él: No lloren por mí, lloren por ustedes mismos y por sus hijos.

Concepto equivocado de la pasión de Cristo

En la mente de muchas personas está que Cristo sufrió ante el diablo, como si él hubiese pagado el precio para rescatarnos de Satanás. Satanás no era más que otro condenado junto a nosotros, un engañador que por su rebeldía ante Dios fue desechado, derribado de las mansiones celestes y condenado por el justo juicio de Dios.

Una verdad que no se debe rechazar

La verdad parece huir de aquellos que se presumen dignos de que se les presente de la foma que ellos prefieren. Los que dicen buscar la verdad con la intención de cuestionarla parecen no encontrarla jamás porque ellos mismos la alejan.